Cansancio

Pensé que ya te habías ido, esta vez para siempre.

Que por una vez podría derrotarte,

pero con qué si me has quitado la fuerza

y has torturado mis ilusiones hasta caer muertas

como esa masa inútil y putrefacta que sigue descomponiéndose en mi cráneo.

Siento como se duerme cada centímetro de mi cuerpo,

el olor a hierro envolviéndome hasta marearme,

el sabor a demasiadas horas dormidas.

Y escucho el eco de algo que dijeron las musas,

pero está camuflado por el sonido de las diez mil bestias metálicas que pasan en manada por mi ventana.

No puedo pensar.

Déjame descansar, mañana quizá te derrote.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s