Perfeccionismo destructivo

Iba a escribir una entrada sobre el miedo a no ser demasiado bueno, a no llegar al nivel que te has o te han impuesto, a no cumplir las expectativas de triunfo. Quería hacer algo con lo que el lector se sintiera reflejado y que fuera reflexivo, interesante, poético y, sobre todo, original. Ese tipo de texto que no puedes dejar de leer y te conmueve en todos los sentidos posible y, cuando llegas al punto y final, te sientes vacío porque ha acabado.

Pero sé que no va a llegar a ser lo que quiero, que se quedaría corta. Que no voy a llegar al nivel que me he impuesto, o me han impuesto, y no quiero defraudar a los que piensan que tengo talento. No me quiero defraudar a mí misma. Por eso no voy a escribirla. Prefiero vivir pensando que si no he escrito el texto perfecto es porque no he querido y no porque no he podido.

¡Ay, si solo tuviera una silla cómoda, podría escribir como Shakespeare!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s