Dime qué te apasiona y te diré quién eres

Hace un par de años, en la universidad, conocí a una chica que estaba absurdamente obsesionada con los tiburones: llenaba sus redes sociales con fotografías de aquellos grandes peces, tenía un blog sobre ellos y  era su principal (quizá único) tema de conversación. No puedo recordar su nombre, su voz, o cómo era fisicamente; tan solo recuerdo su característica pasión por los reyes del mundo marino. Ese mismo curso, para una de las clases nos dividieron en parejas aleatorias y nos pidieron que hiciéramos una entrevista de profundidad a nuestro compañero: a mí me tocó con un chico cuyo nombre también he olvidado. Tras preguntarle sus datos personales básicos (como en cualquier formulario estandarizado), decidí buscar cosas más personales empezando por sus hobbies o pasiones. A lo que el chico me contestó que no tenía ninguno en especial, que hacía deporte porque quería mantenerse en forma, que le gustaban los coches porque eran útiles, y que seguía el fútbol como toda su familia. El resto de la entrevista fue igualmente insulsa.

Piensa un momento en estas dos personas. Solo te he contado lo poco que sé: sus pasiones, y, sin embargo, estoy segura de que has hecho más de una suposición (posiblemente acertada) de sus personalidades. Su nombre, su edad, su lugar de procedencia, el color de su pelo, de sus ojos o de su piel son detalles sin importancia que no van a cambiar la opinión preconcebida que tenemos de ellos.

Estoy segura que tú, en más de una ocasión, también te has definido por lo que te gusta, en lugar de por tus acciones o tus pensamientos. Porque solo conociendo qué nos mueve, podemos predecir qué visión tenemos sobre la vida e incluso cuáles son nuestras opiniones en temas específicos.

De hecho, somos nosotros los primeros en reducir todo nuestro ser a unos gustos (o uno en concreto) al definirnos. Pero, entonces, ¿dónde queda nuestra singularidad? ¿Qué diferencia a aquella silacimórfila del resto de los amantes de los tiburones? ¿Que alguien no tenga pasiones quiere decir que está vacío? Quizá deberíamos definirnos más por nuestras acciones, nuestros pensamientos, sentimientos y aspiraciones y tal vez, entonces, tendríamos una visión más clara de lo que somos.

Piénsalo la próxima vez que te presenten a alguien.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s